Recomienda a los estudiantes en esta época de exámenes poner en práctica la regla del 20/20/20, levantando la vista de la pantalla o de los apuntes para evitar la fatiga visual y el llamado síndrome del ordenador  

Esther Amaro, presidenta: “Los efectos de la fatiga visual pueden ser picor de ojos, enrojecimiento, lagrimeo o dolor” 

Llega el mes de junio y con él la intensa época de éxamenes para los estudiantes, tanto de primaria, secundaria, bachillerato (con su EBAU), formación profesional o de universidad, justo antes de terminar el curso y comenzar a disfrutar de las vacaciones de verano. Durante estas semanas son miles los estudiantes que pasan muchas horas en las bibliotecas o en sus habitaciones frente a los apuntes o las pantallas de los ordenadores o tablets, momento en el que el Colexio Oficial de Ópticos Optometristas de Galicia aprovecha para recordar que es fundamental para los jóvenes tener una buena salud visual para poder hacer frente a este sobreesfuerzo visual.

Al leer libros o repasar apuntes se utiliza la vista de cerca y para enfocar correctamente las letras el Colexio explica que los músculos de los ojos deben trabajar adaptando la vista a esa distancia concreta y cercana. “Como ocurre con cualquier otro músculo del cuerpo, mantener los músculos de los ojos en una misma posición durante horas suele provocar dolor y entumecimiento, por lo que es preciso relajarlo cada cierto tiempo para que descanse” –explica la presidenta del Colexio, Esther Amaro–.

Para que los músculos de los ojos descansen y evitar la fatiga visual, los ópticos optometristas recomiendan realizar descansos periódicos. Aconsejan poner en práctica la regla del 20/20/20, es decir, aproximadamente cada 20 minutos es conveniente levantarse de la silla y mirar hacia lo lejos, si es posible a través de la ventana, durante unos 20 segundos.

El Colexio destaca también que este esfuerzo visual, sumado al uso excesivo de las pantallas, puede provocar un aumento de los problemas de refracción entre los más jóvenes, como la miopía. Indican que en España la prevalencia de la miopía en niños de edades entre 5 y 7 años ha aumentado del 16,8 % en 2016 al 20,4 % en 2019. Según estudios recientes, los factores que más influyen en el aumento de la miopía son un mayor nivel educativo y usar más tiempo de pantallas. Así, el Colexio destaca que un 59,3 % de personas con estudios superiores es miope, frente al 33,3 % de los que solo tienen estudios primarios. También indica el Colexio que los jóvenes más sedentarios y que están menos tiempo al aire libre activando su visión lejana tienen una tasa de miopía que ronda el 70 %, un 20,7 % superior frente a los más activos. Por ello, la entidad recomienda realizar actividades al aire libre al menos durante 90 minutos al día, acompañados de 60 minutos de actividad física diaria. “El tener una miopía elevada aumenta significativamente el riesgo de padecer degeneración macular miópica y desprendimiento de retina” –subraya la presidenta–. 

Cuidado con la luz azul de las pantallas 

Los estudiantes que se apoyan en el ordenador o la tablet para estudiar pasan horas frente a las pantallas. El Colexio recuerda que la luz azul que emiten estas pantallas afecta a los ojos, provocando fatiga visual después de un tiempo. “Los efectos de la fatiga visual pueden ser picor de ojos, enrojecimiento, lagrimeo o dolor, un conjunto de síntomas conocidos como el síndrome visual informático” –explica Esther Amaro–.

En este punto, el Colexio recomienda el uso de gafas de luz azul que pueden ayudar a reducir este síndrome del ordenador. Explica que se trata de gafas que, independientemente de si las lentes están graduadas o no, disponen de una protección frente a la luz que emiten los dispositivos digitales logrando que la vista esté descansada durante horas, siempre sin olvidar los descansos. Pero los optometristas recuedan que, en la medida de lo posible, lo ideal es estudiar en una sala que disponga de luz natural, evitando los reflejos de la luz del sol contra la pantalla, siempre con la ventana en la parte izquieda de la mesa. También destacan que es fundamental una correcta ergonomía, manteniendo una buena postura corportal y un buen puesto de estudio que contribuirán al confort visual durante el tiempo de estudio.
A asociación de utilidade pública Visión e Vida, Correos Express e o Colexio Oficial de Ópticos Optometristas de Galicia poñen en marcha a campaña “Sen perderte de vista”, unha iniciativa que se desenvolverá en catro pobos galegos para fomentar o coidado visual e revisar, in situ, o estado da visión duns 50 veciños de cada municipio.

Porque o envellecemento, a distancia respecto ós establecementos sanitarios de óptica e optometría, así como a situación económica persoal dos cidadáns adoitan pasar factura á saúde visual. Por iso, e grazas ó servizo porta a porta de Correos Express, profesionais da visión desprazaranse a Rinlo, Muras, Avión e Vilariño de Conso para revisar ós veciños e recoller, anonimamente, datos para saber canto afecta á visión o feito de vivir nas zonas máis despoboadas de España.

Se algún medio quere cubrir a noticia, deixamos información das xornadas de actividade:

  • RINLO: 28 de maio. Escola Vella. 10h-14h / 15.30h-19h

  • MURAS: 30 de maio. Centro de Saúde. 10h-14h / 15.30h-19h

  • AVIÓN: 1 de xuño. Centro Integral S.S. Alvetus. 10h-14h / 15.30h-19h

  • VILARIÑO DE CONSO: 3 de xuño. Salón de actos Concello. 10h-14h / 15.30h-19h


Os 222 habitantes de Rinlo, os 521 de Vilariño de Conso, os 600 de Muras ou os case 1.800 de Avión poderán vivir unha experiencia única, grazas á participación dos equipos consistoriais dos municipios, o interese dos veciños e os profesionais sanitarios ópticos-optometristas.

Deste xeito, Galicia servirá como rexión piloto para analizar se o lugar no que vives pode afectar ao bo estado da túa saúde visual.
Se reconoció la “excelencia” de este vigués de adopción con más de 45 años de trayectoria y dedicación al cuidado de la salud visual de la población

El presidente de honor del Colexio Oficial de Ópticos Optometristas de Galicia, Enrique Valcárcel, ha sido premiado con la distinción 'Profesional Colegiado 2023’ de la Unión Profesional de Galicia. Los galardones se entregaron el pasado viernes, 10 de mayo, en un acto celebrado en la Capela Real del Hostal dos Reis Católicos en Santiago al que asistió la actual presidenta de la entidad Esther Amaro, y el expresidente Eduardo Eiroa.

Esta distinción reconoce la “excelencia” de este profesional gallego, su trabajo y su trayectoria ejemplar como óptico optometrista durante más de 45 años dedicado al cuidado de la salud visual de la población.

Salmantino de nacimiento, pero vigués de adopción, Enrique Valcárcel estudió la diplomatura de Óptica y Anteojería en 1975, convirtiéndose en uno de los primeros ópticos en obtener el título en la Escuela Universitaria de Óptica de Madrid, la única que existía en aquella época en España. Ya en la década de los noventa y con el cambio del plan de estudios, Valcárcel actualizó su titulación con la diplomatura de Óptica y Optometría. Sus inicios laborales fueron primeramente en Cáceres y después durante más de cuatro años en Valencia en uno de los centro de investigación de lentes de contacto más importantes del país en aquellos años, hasta finalmente establecerse en 1979 en Vigo con su primer establecimiento de óptica. Actualmente, Ópticas Contalén dispone de tres centros en la ciudad olívica convirtiéndose así en pionero en Galicia con un laboratorio propio de adaptación y control de lentes de contacto.

Con toda una vida dedicada a la profesión, Enrique Valcárcel ejerció como delegado provincial de Pontevedra durante doce años y los últimos dieciséis como presidente de la VI Delegación del Consejo Nacional de Ópticos-Optometristas, es decir del Colexio de Ópticos Optometristas de Galicia, de 1994 a 2010. En su etapa en la delegación pontevedresa, Valcárcel destinó esfuerzos y recursos a regularizar el registro de los ópticos-optometristas gallegos.

En la compra de la primera sede del colegio en el extrarradio de Santiago de Compostela, Enrique Valcárcel, como miembro de la junta de gobierno en aquel momento, propuso adquirirla en el barrio de San Lázaro para facilitar los accesos a los colegiados. Ya en su salto a la presidencia, habilitó el inmueble, informatizó el funcionamiento del colegio y contrató personal de administración. Años después, el colegio se trasladó a unas oficinas más amplias en el mismo barrio.

Valcárcel lideró las innumerables reuniones y negociaciones con la Consellería de Sanidade, durante años, hasta firmar en 2006 el convenio “Ollo cos Ollos”, vigente hasta 2020. Otra de las líneas de actuación fue reforzar la formación de los colegiados, con la convocatoria anual de diferentes cursos, y difundir la labor del óptico optometrista a la ciudadanía con la incorporación de un gabinete de prensa al colegio profesional.

La Unión Profesional de Galicia, que este año celebra su trigésimo aniversario, es una asociación que representa a unos 43 colegios profesionales de ámbito gallego y a 85.000 profesionales colegiados que ejercen en la comunidad, distingue en esta edición la trayectoria de 20 profesionales vinculados a 20 entidades colegiales gallegas diferentes y recoñece la excelencia de los colegiados que ejercen o han ejercido su profesión en Galicia.
Con motivo del Día Mundial de la Salud (7 de abril), recomienda revisar regularmente la vista y corregir los posibles defectos refractivos mediante el examen visual de un optometrista

Esther Amaro, presidenta: “Una alimentación variada y equilibrada, rica en nutrientes esenciales para el mantenimiento y funcionamiento adecuados de los ojos, es básica para prevenir enfermedades visuales” 

El Colexio Oficial de Ópticos Optometristas de Galicia destaca que, con motivo del Día Mundial de la Salud que se conmemorará el próximo 7 de abril, una buena salud visual es esencial, ya que “la visión aporta el 80 % de la información que recibimos del entorno”. Tener una correcta salud visual es, para el Colexio, esencial para aprender, trabajar, desplazarse y conducir, así como desarrollarse socialmente. “Es importante gestionar la visión como un capital a proteger y cuidarla en función de la edad, el modo de vida o las actividades que realizamos” –apunta la presidenta del Colexio, Esther Amaro–. Las recomendaciones del Colexio para alcanzar este objetivo son:

-Revisar regularmente la vista. La entidad explica que hay que hacer un examen visual desde la infancia para poder detectar problemas visuales y evitar que se agraven en el futuro. Ya en la adolescencia se debe continuar con los controles visuales anualmente. A partir de los 40 años, se recomienda continuar con estas revisiones, sobre todo para detectar lo antes posible la aparición de la presbicia, muy frecuente en este tramo de edad. Más allá de los 60, es muy importante detectar posibles riesgos de glaucoma, cataratas o degeneración macular asociada a la edad.

-Gestos cotidianos para la salud visual. El Colexio recomienda protegerse de los rayos ultravioletas utilizando gafas de sol (con el marcado CE y nivel de protección de 2 a 4). Las personas expuestas a la luz de las pantallas de ordenador deben hacer pausas cada 20 minutos y, en caso de ojos secos, mantener los ojos hidratados. Del mismo modo, las personas que trabajen en determinados entornos con riesgos, deben hacerlo equipados con gafas protectoras.

-Corregir la visión con una prescripción adaptada al defecto visual. Para cada problema de visión hay una solución con su correspondiente medida correctora de gafas o lentes de contacto, siempre adaptadas por el óptico optometrista que realiza el examen optomético para detectar problemas refractivos como la miopía, hipermetropía, astigmatismo o presbicia.

Alimentos que favorecen la salud visual de los adultos

El Colexio señala que la dieta es un factor determinante para la salud visual de los adultos, ya que hay determinados alimentos que pueden ayudar a prevenir enfermedades como la degeneración macular, las cataratas y la sequedad ocular, algo que redundará en una buena calidad de vida. “Una alimentación variada y equilibrada, rica en nutrientes esenciales para el mantenimiento y funcionamiento adecuados de los ojos, es básica para prevenir enfermedades visuales” –destaca Amaro–.

También es fundamental para el Colexio proteger la retina, responsable de la percepción visual, y algunos nutrientes, como la vitamina A, la luteína y la zeaxantina, son esenciales para protegerla de los posibles daños causados por la luz azul y otros factores ambientales.

Es muy importante, además, mantener la hidratación en los ojos. El Colexio explica que la sequedad ocular es un problema bastante común en adultos mayores y una dieta equilibrada que incluya alimentos con una elevada presencia de ácidos grasos Omega-3 y vitamina C ayuda a que los ojos se mantengan hidratados.

Reducir el riesgo de enfermedades sistémicas, como la diabetes y la hipertensión arterial, es también un punto a tener en cuenta por el Colexio, y una nutrición saludable y equilibrada puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar este tipo de afecciones y sus problemas visuales asociados.

Verduras de hoja verde, pescados azules, huevos, frutos rojos y frutos secos 

Para alcanzar los beneficios descritos, el Colexio indica que no deben faltar en la dieta verduras de hoja verde, como las espinacas, la col rizada y las acelgas, que contienen altas cantidades de luteína y zeaxantina, dos antioxidantes que se encuentran en la retina y que sirven para proteger el ojo del daño causado por la luz azul y la degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

Los pescados azules, especialmente el salmón, el atún y las sardinas, son una excelente fuente de Omega-3, como el ácido docosahexaenoico (DHA) y el ácido eicosapentaenoico (EPA), sustanticas que explica el Colexio ayudan a reducir la inflamación en todo el cuerpo, incluyendo los ojos, y disminuyen el riesgo de degeneración macular y sequedad ocular.

Otro alimento que destaca el Colexio son los huevos, una excelente fuente de vitamina A y de zinc, un mineral que facilita el transporte de esta vitamina desde el hígado hasta la retina. “La vitamina A es necesaria para la función visual normal y permite la producción de pigmentos en la retina. Su deficiencia puede causar ceguera nocturna, xeroftalmia y otros trastornos oculares” –señala la presidenta–.

Los cítricos, las fresas, los arándanos y otros frutos rojos aportan mucha vitamina C, con demostrado poder antioxidante, y la entidad explica que protege las células del ojo del daño causado por los radicales libres y reduce el riesgo de cataratas y de degeneración macular asociada a la edad. Además, añade que los arándanos también contienen antocianinas, que son antioxidantes que disminuyen la inflamación y mejoran la salud visual.

Frutos secos, como las nueces y las almendras, contienen buenas cantidades de vitamina E, que el Colexio indica que ayuda a proteger las células del ojo de los daños provocados por los radicales libres. Además, también son buena fuente de ácidos grasos Omega-3.
El 90 % de la información que se percibe al conducir llega a través de la vista, por lo que la entidad considera fundamental realizarse una revisión visual antes de iniciar un viaje por carretera en Semana Santa 

Recomienda el uso de gafas de sol polarizadas, con un filtro solar menor de 4 y grises para evitar deslumbramientos 

Casi la mitad de los conductores, concretamente, un 45 %, no se protege con gafas de sol adecuadas cuando está al volante e, incluso, un 12 % nunca las emplea y un 33 % solo se las pone de forma ocasional, según indica el Colexio Oficial de Ópticos Optometristas de Galicia. 

Con las fiestas de Semana Santa y la llegada del buen tiempo, se multiplican los desplazamientos por carretera. El Colexio destaca que es muy importante tener a punto el vehículo y revisarlo antes de iniciar el viaje, pero igualmente es fundamental realizarse una revisión visual antes de comenzar las vacaciones, “más aún si tenemos en cuenta que el 90 % de la información que se percibe al conducir llega a través de la vista”, por lo que las condiciones visuales son determinantes para la conducción y guardan una significativa relación con los accidentes producidos por fallos humanos y distracciones visuales.

Además, la entidad asegura que las gafas de sol son imprescindibles, siempre adquiridas en establecimientos sanitarios de óptica. Pero hay que tener mucho cuidado con el tipo de gafas de sol, ya que según el Colexio, el 70 % de las gafas de sol que se venden en España (fuera de los establecimientos sanitarios de óptica) no cumplen con las normas de seguridad sanitarias.

Las gafas de sol más adecuadas según los optometristas son las que tienen filtro solar de categoría menor de 4. El color de los cristales que recomiendan es el gris, ya que transmite uniformemente la luz a través del espectro y respeta mejor los colores naturales. También aconsejan el cristal polarizado, ideal para la conducción ya que evita los reflejos más molestos del sol, y tratamientos antirreflejantes.

En cuanto a los conductores de motocicletas y ciclomotores, el Colexio indica que deben llevar gafas de sol que sean lo suficientemente envolventes para impedir que las partículas de polvo u otros cuerpos extraños penetren en los ojos, además de gafas que no limiten el campo de visión, evitando las monturas anchas que obstaculizan la visión lateral.

“Una protección solar adecuada, mediante gafas de sol, puede atenuar y evitar los efectos de la radiación, que se traducen en una serie de riesgos en carretera. Situaciones como conducir con el sol de frente y al anochecer y al atardecer, con los reflejos en el asfalto mojado o con los destellos de la luz del mediodía sobre el capó de otros vehículos provoca, en muchos casos, pérdida temporal de visión, incrementando el riesgo de accidentes de tráfico” –argumenta la presidenta, Esther Amaro–.

El Colexio considera que los haces de luz de otros vehículos y la luz natural o la radiación solar constituyen las dos principales fuentes de deslumbramiento al volante, además de otros factores externos o ambientales que inciden de forma directa en la visión del conductor, como son la conducción nocturna y la baja luminosidad.

El 46 % de los conductores no se somete a un examen optométrico ni una vez al año, aumentando el riesgo de accidentes

Según el Colexio de Ópticos Optometristas de Galicia, “si todos los conductores nos revisásemos la vista cada año se reducirían los accidentes”. El problema está en que el 46 % de los automovilistas no lo hace, aumentando, por tanto, el riesgo de sufrir accidentes de tráfico. Así, el Colexio expone varios enemigos de la conducción:

-Fatiga visual: Todo lo que implica un uso continuado de los ojos provoca fatiga. La conducción requiere un esfuerzo constante con un altísimo grado de demanda visual. Ante la fatiga visual, el Colexio gallego recomienda parar el coche, cerrar los ojos o mirar a lo lejos, sin fijar la atención en ningún detalle, para que así se relajen los ojos. 

-Noche: Los accidentes de tráfico aumentan durante la noche y la agudeza visual se reduce hasta en un 70 %. No se perciben igual los colores, y se puede perder la sensación de relieve. Además, hay conductores que padecen miopía nocturna y que deberían usar las gafas correctoras durante la noche. Si se utilizan lentes de contacto, los ojos se resecan más, por lo que es conveniente, por la noche, sustituirlas por unas gafas correctoras dotadas de un cristal lo más transparente posible. 

-Amanecer y anochecer: Son las peores horas del día en cuanto a luminosidad se refiere. Los automovilistas que tienen defectos visuales lo van a notar especialmente. Además, en estos momentos del día el sol está muy bajo y se puede sufrir un deslumbramiento.
El óptico optometrista vigués Adrián Pérez Baladrón fue ponente en el Congreso Latinoamericano de Baja Visión que se celebró en Buenos Aires el pasado mes de diciembre 

Ofreció una ponencia sobre aplicaciones móviles destinadas a mejorar la calidad de vida de los pacientes, que reclaman Apps específicas en las administraciones públicas, por ejemplo, para saber cuándo es su turno en el médico al no poder ver las pantallas 

El universo de la salud visual encierra uno de los problemas de visión más importantes de la actualidad y, a al vez, menos conocidos, la Baja Visión. Según explica el Colexio Oficial de Ópticos Optometristas de Galicia, se trata de una pérdida importante de la capacidad o del campo visual que no se puede corregir con gafas, lentes de contacto, cirugía o con tratamientos farmacológicos.

El Colexio gallego señala que esta discapacidad visual acarrea grandes dificultades para realizar tareas cotidianas a las personas que la padecen. Además de su carácter irreversible, el Colexio destaca que la Baja Visión se distingue por ocasionar diferentes grados de pérdida visual, dando lugar a una agudeza visual inferior al 30% de visión y/o limitar el campo visual por debajo de los 20º.

Según los últimos datos que maneja el Colexio, más de 135 millones de personas sufren Baja Visión en el mundo, ascendiendo esta cifra a 20 millones de personas en Europa, cerca de 2 millones en España, y registrándose un porcentaje del 2,8 % de personas con Baja Visión en Galicia (fuente INE). El Colexio, haciendo referencia a estudios de diferentes expertos, estima que el número de afectados podría triplicarse antes del 2050 debido a patologías derivadas de una alta miopía, la ya considerada pandemia del siglo XXI que afecta actualmente a siete de cada diez jóvenes en España. Por tanto, la Baja Visión es un tema del presente y del futuro, que debe ser investigado por los ópticos optometristas, los expertos de la visión que deben mantener actualizados en todo momento sus conocimientos sobre esta discapacidad visual.

El óptico optometrista Adrián Pérez Baladrón (Vigo, 1989), especialista en Baja Visión y profesor asociado de la Universidade de Santiago de Compostela (USC), participó el pasado año en dos grandes eventos relacionados con la Baja Visión que sirvieron para actualizar conocimientos y compartir novedades entre los profesionales asistentes. Fueron las VII Jornadas de Baja Visión de la Sociead Española de Especialistas en Baja Visión, que se celebraron en octubre en Zaragoza; y el Congreso Latinoamericano de Baja Visión que tuvo lugar entre el 7 y el 10 de diciembre en Buenos Aires (Argentina).

“Aunque los avances médicos están siendo notorios a lo largo de los últimos años, todavía existen numerosas patologías que causan Baja Visión que no tienen una cura definitiva, como puede ser la degeneración macular asociada a la edad, el glaucoma o la retinosis pigmentaria. También sabemos que la mayoría de estas enfermedades tienen lugar en personas mayores y, como la esperanza de vida va en aumento, se prevé que haya cada vez más casos” –explica Pérez Baladrón–.

“La tecnología avanza a pasos agigantados y los ópticos optometristas debemos seguir el ritmo para ayudar de la mejor manera posible a quién sufre un problema de Baja Visión” 

En su participación como ponente en el Congreso Latinoamericano de Baja Visión de 2023, Adrián Pérez impartió tres conferencias. Ofreció un curso de formación para profesionales que se están iniciando en la atención de este tipo de pacientes. Impartió una conferencia en la que habló de la rehabilitación en pacientes que tienen un defecto de campo periférico, es decir, que sufren glaucoma, retinosis pigmentaria o hemianopsias. Finalmente, dio una ponencia sobre las aplicaciones móviles y los últimos dispositivos tecnológicos que existen en la actualidad para pacientes con discapacidad visual.

Para realizar su ponencia sobre Apps, Baladrón contactó con diferentes asociaciones de pacientes con Baja Visión y con sus propios pacientes para preguntarles directamente qué aplicaciones les eran más útiles, y sus pros y contras. Tras su investigación, el optometrista concluyó que las Apps más utilizadas son las integradas en el teléfono –Siri, Google Asistente, Voice Over, Talk Back–, además de SEEING AI, Be My Eyes, Prizmo Go, Lazarillo, Moovit, Around me y Navilens. También muchos de los pacientes le dijeron que echaban en falta una App para cuando se dirigen a realizar gestiones en las administraciones públicas, por ejemplo, cuando van al médico y su turno sale en una pantalla que no pueden leer. “La tecnología avanza constantemente a pasos agigantados y en los últimos años se han desarrollado dispositivos y aplicaciones electrónicas para mejorar la calidad de vida de los pacientes con Baja Visión. Los ópticos optometristas debemos seguir el ritmo para ayudar de la mejor manera posible a quién sufre un problema de Baja Visión” –asegura–.

Diferencias entre países, tanto en patologías más prevalentes, como del material disponible, o incluso en cuanto a las propias competencias del optometrista

“La experiencia fue muy enriquecedora. Ha sido una gran oportunidad para aprender de grandes profesionales y compañeros de diversos países, con formas diferentes de trabajar en Baja Visión. Cada país presenta grandes diferencias, tanto en patologías más prevalentes, como del material disponible, o incluso las propias competencias del optometrista son diferentes. Además, en este congreso no solo participaron optometristas, sino también educadores escolares, rehabilitadores, oftalmólogos e incluso pacientes, lo que hizo todavía más enriquecedor el aprendizaje, mostrando diferentes puntos de vista y de abordaje del paciente” –señala Baladrón–. Hablando de las diferencias entre países, el especialista explica que, en Argentina, el optometrista todavía no tiende dentro de sus competencias el poder graduar, mientras que el optometrista colombiano puede utilizar ciclopléjico para dilatar la pupila o tratamientos de segmento anterior.

“Creo que en España vamos por el buen camino y con el trabajo y la profesionalidad de todos, la profesión seguirá creciendo y mejorando. La ventaja que observo frente a Latinoamérica es que aquí las novedades llegan antes y tenemos mayor accesibilidad a ellas. Al otro lado del charco es muy costoso, tanto en la posibilidad de conseguir ciertas ayudas visuales como en su precio” –asegura–.

Como conclusión de su paso por el simposio, Adrián Pérez destaca que todos los asistentes tenían en mente que lo más importante debe ser siempre el paciente, desde un punto de vista preventivo, hasta el mejor acompañamiento durante la evolución de la patología. “El objetivo debe ser siempre intentar reducir el número de pacientes con casos de ceguera evitable, prevenir para controlar ciertos factores de riesgo que pueden potenciar la aparición de patologías sin cura definitiva, y dar el mejor servicio a quien padece una de estas patologías para mejorar su calidad de vida y también la de quienes los rodean” –expone–. 

Un equipo multidisciplinar para atender a los pacientes y mejorar su autonomía, estado anímico y funcional

Adrián Pérez explica que padecer una discapacidad visual supone presentar ciertas dificultades o impedimentos para realizar tareas cotidianas del día a día, “actividades profesionales o hobbies que son imprescindibles para ser felices, como son leer, coser, ver la televisión, ver las caras de las personas, las fechas de caducidad de los productos en el supermercado...”.

El experto indica que estos pacientes deben recibir una atención multidisciplinar para intentar mejorar su calidad de vida, ofrecida por un equipo en el que deben figurar un oftalmólogo, encargado del tratamiento médico de la enfermedad (cirugías, gotas o inyecciones) y, por supuesto, un óptico optometrista que tratará de subsanar las consecuencias de dicha patología e intentar que el paciente pueda leer, volver a ver la televisión o las caras de las personas. Además, añade que sería bueno que interviniesen otros profesionales, como psicólogos o terapeutas ocupacionales, todo para intentar mejorar la autonomía, el estado anímico y funcional del paciente.
Advierte que estas lentes de contacto de fantasía no se pueden compartir, ni tampoco dormir con ellas puestas, evitando así posibles infecciones y lesiones en los ojos

Febrero es el mes por excelencia del Carnaval, una festividad que en Galicia suma condicionales año tras año. Con el Entroido tradicional en pueblos de Ourense como Laza, Verín, Xinzo de Limia, Maceda, Viana do Bolo y Manzaneda, y el Carnaval tradicional rural de los Xenerais da Ulla –Fiesta Declarada de Interés Turístico de Galicia­– en ocho concellos del área de Santiago (A Estrada, Boqueixón, Santiago, Silleda, Teo, Touro, Vedra y Vila de Cruces), el Colexio Oficial de Ópticos Optometristas de Galicia lanza una serie de recomendaciones para aquellas personas que van a utilizar lentes de contacto cosméticas o de fantasía para conseguir una caracterización perfecta de su disfraz.

El Colexio explica que las lentes de contacto, al estar colocadas directamente sobre la córnea del ojo, requieren una adaptación previa de un óptico optometrista que valorará el estado del ojo y la lágrima para determinar si la adaptación es posible. Por ello, la entidad destaca que muchos de los usuarios de lentes de contacto convencionales están convencidos de que les puede sirvir cualquier lente, incluidas las cosméticas, y que no precisan una nueva adaptación del óptico optometrista. Además, el Colexio subraya que también el óptico optometrista instruirá al usuario en el uso, la manipulación y conservación de las lentes de contacto.

Según los ópticos optometristas gallegos, una lente de contacto inadecuada para un ojo, que se manipule incorrectamente o que no se cuide de la manera adecuada, puede provocar a la larga conjuntivitis, queratitis o erosiones epiteliales, todos ellos problemas sumamente molestos ante la sensibilidad del ojo. “Los síntomas que se pueden tener si la adaptación o el mantenimiento de la lente de contacto no son correctos son sensación de sequedad y arenilla en los ojos, ojos rojos, picor o incluso dolor al quitárselas” –afirma–.

Pero en Carnaval, resurgen las lentes de contacto cosméticas o de fantasía. Por ejemplo, si el disfraz es de Drácula, de hombre lobo, de zombi..., hay una gama muy amplia de lentes de contacto para emular cualquier tipo de animal o personaje fantástico o cambiar el color de los ojos. El Colexio de Ópticos Optometristas de Galicia aprovecha estas fechas para recordar los peligros que pueden acarrear su uso inadecuado. “Toda esta variedad hace que sean un complemento ideal para los disfraces, pero no debemos olvidar que siguen siendo lentes de contacto y como tales su uso debe ser supervisado por un profesional” –recuerdan desde el Colexio–.

El Colexio señala que es importante recordar que, al igual que no se utiliza cualquier producto para teñir el pelo o maquillarse, si se piensa en utilizar lentes de contacto de fantasía, se debe consultar siempre a un óptico optometrista. Advierte que se trata de un producto individual y personalizado que no se debe compartir, e indica que los usuarios tampoco deben dormir con las lentillas puestas, lo que pueden provocar infecciones o lesiones en los ojos.

La entidad colegial aconseja también usar una base líquida de maquillaje en vez de polvos, ya que se correrá un riesgo menor de que entren partículas en el ojo y la lentilla. Recuerda que primero debe colocarse la lente de contacto y después el maquillaje. A la hora de retirarlas, los optometristas gallegos indican que es prioritario lavarse muy bien las manos con agua y jabón para eliminar suciedad, además de restos de maquillaje o hilos o pelusas del disfraz o peluca que se puedan tener en las manos. A continuación, los expertos apuntan que ya se pueden retirar las lentes, y seguidamente el maquillaje de la cara y ojos.

Riesgo de comprar lentes por Internet o en otros lugares no autorizados

En esta línea, el Colexio de Ópticos Optometristas de Galicia se muestra preocupado ante el constante aumento de la venta de lentes de contacto vía Internet. “El consumidor tiene que ser consciente de que las lentes deben ser siempre adaptadas a cada usuario por un óptico optometrista, con el fin de evitar riesgos innecesarios asociados a su uso” –apuntan desde el Colexio–.

Las lentes de contacto son productos sanitarios que entrañan cierto riesgo si no están prescritas y adaptadas por un óptico optometrista. Aunque la visión sea excelente, la adaptación es fundamental, y consiste en:

- Conocimiento de la salud general y ocular del paciente.

- Estado del ojo: cantidad y calidad de la lágrima, estado de los párpados y de la córnea.

- Medida de la córnea: las lentillas tienen un grado de curvatura que debe ser adecuado al ojo portador.

- Seguimiento periódico para comprobar el proceso de acomodación y adaptación a las lentes de contacto.

Desde el Colexio Ópticos Optometristas de Galicia se aconseja a los consumidores que utilicen lentes que hayan sido prescritas y adaptadas por un profesional y sólo si han recibido las correspondientes instrucciones de su utilización.

Además, para asegurar la correcta protección de la salud, los optometristas gallegos insisten en que “son las autoridades sanitarias quienes deben poner fin a la adquisición de lentes de contacto sin prescripción facultativa de un óptico-optometrista, ya sea por Internet o en establecimientos no aptos”.
La formación estará impartida por la optometrista Macarena Fernández-Baca, doctora por la University of Houston College of Optometry 

Se celebrará este domingo día 28 en la sede colegial de Santiago, en horario de mañana y tarde, con la participación de una cuarentena de optometristas

El Colexio Oficial de Ópticos Optometristas de Galicia celebrará este domingo, 28 de enero, un curso presencial titulado “Aprendiendo de la realidad en la consulta diaria. Análisis de casos clínicos reales”. Tendrá lugar en la sede colegial en Santiago (Praza de Salvador García Bodaño, 2, 1º) en horario de 9:45 a 14:35 horas y de 16:20 a 21:05 horas, con la participación de cuarenta optometristas.

El curso estará impartido por la óptico optometrista Macarena Fernández-Baca, doctora por la University of Houston College of Optometry de Estados Unidos. La idea de la formación es ayudar a los optometristas participantes a solucionar los problemas visuales de sus pacientes. “Nos enfrentamos todos los días en nuestro trabajo al reto de encontrar la causa de los problemas visuales de nuestros pacientes y de darle la mejor solución. Es un hecho que una misma alteración se puede presentar de distintas formas, distintas alteraciones pueden presentarse con los mismos problemas, y diferentes alteraciones se pueden dar al mismo tiempo” –explica la ponente–.

La formación ofrecerá un protocolo de examen visual para evitar que se les escape a los profesionales alguna alteración visual secundaria a un trastorno del sistema oculomotor, acomodativo y binocular (problemas estrábicos y no estrábicos). Pero el objetivo central del curso es enseñar a analizar los datos obtenidos en el examen visual para llegar al mejor diagnóstico y seleccionar el tratamiento más adecuado para cada caso.

Durante el curso, el análisis del examen visual se realizará con casos clínicos reales, es decir, en lugar de dar teoría para que el participante del curso intente utilizar esa información en su práctica diaria, lo que se hará es que, a propósito de muchos casos clínicos reales, se enseñará al participante a integrar los conocimientos de todas las áreas para obtener el mejor diagnóstico y seleccionar el mejor tratamiento para sus pacientes.
La entidad recuerda que hay problemas visuales no relacionados con la corrección, como los binoculares, que hacen que el alumnado tenga que hacer un sobreesfuerzo para ver bien, lo que puede generar un bajo rendimiento escolar 

Esther Amaro, presidenta: “Se lee con los ojos y es una pena que cuando llegan a nuestros gabinetes jóvenes que sufren fracaso escolar, comprobamos que nunca han revisado su funcionalidad visual, y detectamos incluso que su integración visual no es eficaz” 

El informe PISA 2022 –Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)– se presentó a finales de diciembre con unos resultados pésimos en matemáticas y comprensión lectora para España, que obtuvo su peor calificación desde el inicio de esta publicación en el año 2000, encargada de medir la capacidad de los jóvenes de 15 años para utilizar sus conocimientos y habilidades en lectura, matemáticas y ciencias para afrontar desafíos de la vida real.

Para frenar esta tendencia, el presidente del Gobierno ha anunciado un plan de choque educativo, dotado de 500 millones de euros. Al margen de esta medida, el Colexio Oficial de Ópticos Optometristas de Galicia señala que este bajo rendimiento escolar también puede tener mucho que ver con la salud visual del alumnado. “Se lee con los ojos y es una pena que cuando llegan a nuestros gabinetes jóvenes que sufren fracaso escolar, comprobamos que nunca han revisado su funcionalidad visual, y detectamos incluso que su integración visual no es eficaz” –explica la presidenta del Colexio, Esther Amaro Quireza–.

La entidad colegial explica que es necesario que los niños y jóvenes de entre 6 y 16 años se sometan anualmente a una revisión visual para comprobar el correcto funcionamiento de su visión, lo que les permitirá hacer sin impedimento las tareas cotidianas, como los deberes y estudiar. “Detectar los problemas visuales en la infancia es fundamental, porque la visión es uno de los sentidos más importantes. El 80 % de la información percibida en las aulas entra por los ojos” –señala Esther Amaro–.

Los expertos destacan que, aunque el sistema visual sufre cambios hasta que alcanza su madurez, las revisiones visuales son importantes para detectar alteraciones en la visión o patologías que pueden manifestarse en la infancia. Así, por ejemplo, Esther Amaro indica que entre las alteraciones visuales destacan la ambliopía, la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo, el estrabismo o variaciones en la refracción, además de problemas binoculares que pueden dificultar, por ejemplo, la lectura. “Hay problemas visuales que no siempre están relacionados con la corrección, como los binoculares o de enfoque o de motricidaz ocular, que hacen que los alumnos tengan que hacer un sobreesfuerzo para ver bien, lo que puede generar un bajo rendimiento escolar” –argumenta la presidenta–. Por todo ello, el Colexio considera que las revisiones de la visión en edad escolar son muy importantes, debido a que el fracaso escolar está relacionado con la manifestación de problemas visuales. “Se estima que el 30 % del fracaso escolar en la infancia y la adolescencia está relacionado con problemas de visión no detectados” –apunta Amaro Quireza–.

Los ópticos optometristas gallegos indican que existen determinados signos que deben hacer saltar las alarmas y que los padres, tutores o maestros comiencen a sospechar que el menor sufre algún problema visual. Concretamente, los signos a los que se deben prestar atención del comportamiento del niño son torcer la cabeza al leer, descentrarse con facilidad, ver mal la pizarra de lejos, desviar o guiñar los ojos, acercarse demasiado a los textos, al ordenador o a la tablet para leer, confundir palabras, tener escozor en los ojos, saltarse palabras o líneas leyendo o no tener una buena comprensión lectora, entre otros.

Además, el Colexio recuerda que se está incrementando la incidencia de la miopía juvenil por el exceso de horas que dedican los niños a las pantallas digitales. Así, los optometristas gallegos aseguran que se debe concienciar a la sociedad sobre la necesidad de realizar un uso moderado de la tecnología digital en edad escolar, porque la miopía juvenil, aunque se manifiesta entre los 6 y los 8 años, puede seguir incrementándose más allá de los 18 años. Con el objetivo de prevenir la miopía juvenil, el Colexio aconseja la realización de revisiones visuales y recomiendan que los niños realicen actividades al aire libre.
El Colexio de Ópticos Optometristas de Galicia recomienda utilizar gafas de sol homologadas con filtros de color marrón o amarillo y protección lateral 

Ayudarán a prevenir inflamaciones oculares, como la conocida oftalmía de la nieve, y la sequedad ocular, e impedir el aumento de cataratas o degeneración macular asociada a la edad 

El Colexio Oficial de Ópticos Optometristas de Galicia recuerda a los aficionados a los deportes de nieve y las pistas de esquí que deben prestar especial atención a la protección de sus ojos, porque aunque con menos intensidad que en verano el sol brilla igualmente.

Cuando se sube a la montaña, los deportistas protegen su cuerpo de las inclemencias del tiempo. El Colexio explica que los ojos también necesitan su protección, porque el reflejo del sol en la nieve es más brillante e intenso; a gran altitud, la atmósfera es más delgada y deja pasar más radiación ultravioleta; el viento hace que los ojos se resequen, lo cual entorpece la visión; en la alta montaña, las partículas en suspensión, así como los pequeños cristales de hielo, se pueden proyectar contra la córnea; y si se esquía, la velocidad y el viento impiden ver con normalidad, obligando a cerrar los ojos constantemente.

“Pasar un día en la nieve puede ser más dañino para los ojos que disfrutar de una jornada en la playa. La razón es que la nieve refleja más del 80 por ciento de la luz solar, incluida la radiación ultravioleta” –destaca la presidenta del Colexio, Esther Amaro–. Además, indica que, en el caso de desplazarse a la montaña, esta radiación aumenta un 10 por ciento por cada mil metros que se asciende, “y la mayoría de las personas que disfrutan en la nieve no es consciente de la cantidad de radiación solar que recibe directamente, sumada a la radiación indirecta reflejada en la nieve, lo que puede afectar a la percepción de las formas y colores, así como provocar serias quemaduras en la córnea”.

En los meses más fríos del año, el sol se sitúa más bajo en el cielo y a un ángulo diferente, lo que puede incrementar la exposición a la radiación ultravioleta. Este riesgo resulta tan significativo en días grises como en días despejados. Según indica el Colexio de Ópticos Optometristas de Galicia más de un 20 por ciento de personas que practican esquí padece enfermedades de la visión. Señala que el principal daño que produce la nieve en los ojos se conoce como oftalmía, que es una queratoconjuntivitis o inflamación e irritación constante de la conjuntiva y de la córnea.

“Los síntomas de la oftalmía de la nieve se presentan a las 4 o 6 horas de haber realizado las actividades en el exterior y la sensación es similar a la de tener un cuerpo extraño en el ojo, acompañado de lagrimeo, fotofobia, ojos rojos y disminución de la agudeza visual” –indican los expertos–. También explica el Colexio que otros efectos negativos que tienen los rayos ultravioletas son la aceleración de la aparición de cataratas y la degeneración macular asociada a la edad, dos de los problemas de salud visual más frecuentes durante la madurez.

El Colexio señala que es necesaria una protección adecuada para evitar estos daños, sobre todo en el caso de los niños que tienen la córnea más sensible y sus ojos son más transparentes por lo que reciben más radiación que un adulto y son más propensos a sufrir este tipo de lesiones. Los efectos de la radiación ultravioleta son acumulativos a lo largo de la vida, por lo que se debe extremar la precaución desde la niñez.

Todas las personas que quieran practicar este deporte deben proteger sus ojos con “unas gafas homologadas que tengan un factor de protección mínimo de 3, siendo el 4 el ideal”, según indica el Colexio, siendo las lentes más adecuadas aquellas que utilizan filtros de color marrón o amarillo, que ayudan a mejorar los contrastes en la visión. También aconseja usar lentes que disponen de protecciones laterales que evitan la entrada de frío y viento. “Estas precauciones no resultan solo imprescindibles para la práctica de esquí y otros deportes de invierno, sino para realizar cualquier tipo de actividad en la nieve, como, por ejemplo, pasear” –apostilla el Colexio–.
1 2 3 5