Un 40% de los accidentes de tráfico se deben a las distracciones visuales al volante

El Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia recomienda que se usen las indicaciones sonoras de los sistemas de navegación y multimedia para evitar mirar a la pantalla 

Los aparatos de DVD para los niños deben colocarse en el frente, a unos setenta centímetros y un poco por debajo de la línea de visión 

El Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia recomienda revisarse la vista antes de coger el coche con el fin de disminuir sensiblemente los riesgos al volante, revisiones que se facilitan gracias al convenio Ollo cos Ollos, puesto en marcha en colaboración con la Consellería de Sanidade y el Servizo Galego de Saúde. La entidad colegial considera fundamental la realización de un análisis visual antes de emprender un viaje de vacaciones, como en Semana Santa, porque se puede evitar estar expuestos a riesgos innecesarios en la carretera y sufrir accidentes. “Un 46 por ciento de los automovilistas no revisa su vista antes de iniciar un viaje, aumentando, por tanto, el riesgo de sufrir accidentes de tráfico” –explica Eduardo Eiroa, presidente de Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia–.

Los ópticos-optometristas gallegos señalan que aproximadamente un 40% de los accidentes de tráfico se deben a las distracciones visuales al volante. El colectivo aconseja a los conductores que en caso de utilizar sistemas de navegación y multimedia se usen las indicaciones sonoras que ofrecen para evitar mirar a la pantalla en la medida de lo posible. Pero en la actualidad, existen diveros modelos de automóviles que incluyen una pantalla de visualización frontal entre sus extras. Se trata de un head-up display (HUD), una pantalla transparente que se proyecta en el parabrillas y que presenta información al conductor de tal forma que este no cambia su punto de vista para ver dicha información. Con este sistema el conductor no desvía la mirada de la carretera y gana sobre 0,5 segundos de pérdida de visión.

En relación a los DVDs que pueden utilizar los pasajeros de las plazas traseras, en general niños, los ópticos-optometristas no recomiendan su uso, pero en caso de utilizarlos advierten que una mala colocación de estos dispositivos, que en la mayoría de los casos se instalan en el techo o en la parte posterior de los reposacabezas de los asientos delanteros del vehículo, impiden una visión cómoda. Esta colocación obliga a los niños a mirar de cerca y hacia arriba con lo que adoptan una postura forzada para los ojos y la cabeza. Según los expertos, la posición ideal de las pantallas sería enfrente a unos 70 centímetros y un poco por debajo de los ojos de sus usuarios.

Man in sunglasses drive a car

Man in sunglasses drive a car