Los optometristas gallegos ahondan en la detección y evaluación de alteraciones en el fondo de ojo

Noemí Güemes, docente y doctora en Optometría: “La patología del fondo de ojo constituye una de las principales causas de pérdida de visión irreversible”

El curso de formación mixta, que se celebrará en Santiago este fin de semana, contará con la asistencia de 70 profesionales

El Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia celebra este fin de semana una doble sesión de un curso sobre “Evaluación e interpretación del fondo de ojo”, que se impartirá en la sede de la entidad en Santiago (calle Salvador García Bodaño, 2, 1º C) el sábado-19 y el domingo-20 en horario de 9:45 a 15:00 horas y de 16:30 a 20:00 horas. La jornada formativa estará impartida por la doctora en Optometría por la Universidad de Neco (Boston) y profesora de la Universidad Europea de Madrid, Noemí Güemes. Es un curso de formación continuada tipo mixto, que incluye una parte no presencial con tutorías online y otra presencial a la que asistirán 70 ópticos-optometristas.

Este curso pretende proporcionar al optometrista los conocimientos necesarios para evaluar el fondo de ojo, reconocer las lesiones encontradas e interpretarlas en el contexto del paciente. Además tiene un alto contenido didáctico por medio del análisis de imágenes y casos clínicos para poner en práctica los conocimientos adquiridos, siempre adaptados a los medios y herramientas disponibles por el óptico-optometrista.

Noemí Güemes explica que la patología del fondo de ojo constituye una de las principales causas de pérdida de visión “irreversible”. En este punto, la experta considera que el papel del óptico-optometrista, como profesional de atención visual primaria, es fundamental para la detección y evaluación de alteración en el fondo de ojo.

“La evaluación del fondo de ojo clásicamente ha sido, y es, la gran debilidad de muchos ópticos-optometristas, ya sea por falta de formación, de práctica o de seguridad” –destaca–. La conclusión final, según Güemes, es que los optometristas españoles consideran que la interpretación de los hallazgos del fondo de ojo es una de sus mayores dificultades en el examen visual.